Cita:

"Todo necio confunde valor y precio".
Antonio Machado

lunes, 9 de diciembre de 2013

A CASI NADIE

A casi nadie le importa que una muy inocente mañana de diciembre alguien se convirtiera en el sexto, y no último habitante, de una casa para dos personas, ni que la historia de unos pocos años comenzara a moldearse en un colegio cuyo nombre está íntimamente ligado a la ciudad que acabaría enamorándole.
Puede que no se entienda como un nombre de ocho letras, siendo muda la primera de ellas, sea capaz de decir tanto, ni que las calles nuevas de un barrio viejo fueran el horizonte de los juegos o que la puerta de un Monumento sirviese de portería en la que dibujar tantos goles soñados en blanquirojo.
Tampoco resulta trascendente para nadie que un río lleno de mar o una torre esbelta o una calleja imposible o un misterio insondable, configurasen a una persona.
Puede que 16 de diciembre, 22 de agosto, 11 de julio, 15 de marzo o 13 de enero, no sean más que fechas en un almanaque o que no sea demasiado extraño que un 7 de junio una Estrella fuese visible antes de que anocheciera.
Quizás no sirva de nada saber que Uagadugú es la capital de Burkina Faso, identificar a la primera a un Dragón de Komodo, apreciar la otra belleza, la que no se ve con los ojos, del Cabo da Roca o presentir tormentas con argumentos.
Quizás nada de lo anterior sirva pero todo eso soy yo, algo que puede resumirse en muy pocas palabras: latidos, sueños, esperanzas y sobre todo camino, siempre camino...

2 comentarios:

Erato dijo...

Buen título para esta entrañable entrada, Rafa. Hay adverbios necesarios. La vida es un puñado de fechas, de nombres, de historias que se quedan a vivir en nosotros y otras muchas que olvidamos.Eso nos hace Ser y Estar en el mundo.Y todo eso es lo que da sentido a nuestras vidas.Me alegro infinito de que la tuya esté llena de todo eso y más y sobre todo que a ti te importe. Ya sabes que a muchos de nosotros también nos gusta compartir ese camino. Profundas tus letras de hoy.

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Gracias, mil gracias Erato por ser como eres, por tu coherencia y tu generosidad, también por tus letras y tu visita a este rincón pero sobre todo por hacerme sentir tu aliento en cada letra y en cada segundo de mi vida.