Cita:

"Todo necio confunde valor y precio".
Antonio Machado

domingo, 5 de enero de 2014

QUERIDOS REYES MAGOS

Queridos Reyes Magos:

Aquí estoy un año más para pediros una serie de cosas que si bien entiendo son difíciles de conseguir, sé que con vuestra magia haréis lo posible para acercarlas y hacerlas transitables.

No quiero que nada ni nadie ponga plomo en las alas de los que desean volar, ni tampoco incovenientes a los que quieran quedarse en el nido, que nadie pueda recortar los sueños ni limitar el aire que respiramos, el sol que nos calienta o la lluvia que nos moja. Que libertad, tolerancia, solidaridad, amor, sean algo más que palabras, que ojalá se puedan llenar del inmenso significado que tienen, que hagamos nuestro el lema de “vive y deja vivir”.

Que todos sin excepción, tengan las suficientes oportunidades para saber de qué son capaces, hasta dónde pueden llegar, y puedan diseñar un futuro sin desigualdades de ningún tipo.

Que no tengan límites ni fronteras los sentimientos hermosos para que sigan creciendo el amor y la amistad sin discriminaciones ni injusticias.

Que lo superfluo, lo material, lo intrascendente, no consiga cegar los deseos ni las ganas de seguir compartiendo y construyendo junto a los que queremos sin mapas, geografías, convencionalismos, ni distancias.

Que no se presente el desaliento, el desánimo ni la desidia y sigan vivas e intensas las ganas de crear, las inquietudes por ser cada día mejores, el afán de superación.

Y por encima de todo eso, os pido dos cosas, que todos los niños del mundo, absolutamente todos, tengan una verdadera infancia sin asumir problemas de adultos ni ser rehenes de las miserias de los mayores y que la salud nos acompañe y que en cualquier caso no se mercadee con la sanidad ni con las cosas esenciales.

Gracias por vuestra constancia y atención.



1 comentario:

Erato dijo...

A aquellos reyes ya lejanos yo les doy las gracias porque cada año tu sigas creyendo que la magia está en el camino que decidimos andar, que nada nos es dado sin esfuerzo y sobre todo en la capacidad para seguir sacando la mejor de la sonrisa en estas frías noches de febrero de bata blanca y silencios que hablan con voz dulce de madre.