Cita:

"Todo necio confunde valor y precio".
Antonio Machado

miércoles, 4 de mayo de 2011

ETERNO MAYO

Como una abeja laboriosa y ofuscada mayo clava su aguijón en la piel del tiempo.
El sol juega distraído al escondite con caprichosas nubes como aliadas, y las noches que lo ocultan van dejando un reguero de deseos confesables.
Todo parece nuevo y sin embargo la seda de la tarde se muestra recubierta de una pátina añeja que envejece lo que en apariencia acaba de nacer.
Los sentidos se confunden, se enervan y por momentos se muestran iracundos ante aquello que no pueden dominar.
En mil colores, en mil aromas, como un jardín invasivo y sureño todo parece explotar, y las olas que tanto han crecido, rompen en la misma orilla desierta que el verano llenará de huidas.
Aquí, y no en mi poesía, si que hay memoria y también olvido a partes iguales, y los brotes cromáticos de esta primavera son fiel reflejo del otoño vivificador que tan gris parecía y que ahora se hace comprender desde el silencio de su recuerdo.
Hay luces en los ojos del eterno túnel del tiempo. Todo está vivo, siempre vivo.
“Que por mayo era por mayo…”

15 comentarios:

Sorti dijo...

... Cuando hace la calor...
El mes de las flores... (y del polen...)
Creo que te gustará saber que tengo encargado tu libro...
Un saludo...

Ana dijo...

Esta primavera ha llegado para tí con especial color, el gris de otoño se quedó en el recuerdo, las lágrimas de lluvia casi olvido, para soñar y vivir sueños.

Un beso que bien se siente uno en este rincón, un beso grande Rafa

Erato dijo...

Cuando todos los sentidos implosionan con la naturaleza, las ganas de vivir son inevitables y hasta las cosas más insignificantes mudan la piel y el color en la mirada del poeta.
Este lugar y quien le da vida es un claro ejemplo de ello.¡Qué gustazo de primavera por Macondo!
Un abrazo, Rafa.

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Sorti es una alegría encontrarte por aquí, tengo que visitar más tu página que tanto me gusta. Gracias por interesarte por mi libro, espero que cuando te llegue y lo leas, me dejes tu opinión sincera. Un beso.

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Muchas gracias Ana. Me alegra que te sientas bien en este rincón que también es tuyo y ese sentirse bien es recíproco porque me sucede lo mismo cuando visito tu acantilado.
Un beso poeta.

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Querida Erato, no sé bien qué decirte. Este Macondo luce mucho más con visitas como las tuyas que son constantes a través del tiempo. La primavera, como dijo alguien, puede que sea un estado del alma y a veces no es difícil adivinar de dónde vienen tantos colores.
Un abrazo agradecido.

Wundemar dijo...

Pareces, tocayo y paisano, como deliciosamente poseído por una sonata valleinclanesca.

Has dado luz de plena primavera a tus palabras y ha estallado la paleta de colores sobre la pantalla de mi PC.

Enhorabuena por tu buen gusto al escribir, y sobre todo por tu constancia.

¡Salud!

Sofía Serra Giráldez dijo...

Qué de acuerdo estoy con lo que dices y qué hermosamente lo dices.
Gracias por tus palabras "allá", Rafael.
Un beso

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Gracias Wundemar por seguir viniendo por aquí y dejar tu opinión.
Salud también para ti.

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Gracias a ti Sofía por tu comentario y sobre todo por tu visita. Mis palabras procuran expresar lo que siento en cada momento.
Un beso.

Susana dijo...

Precioso retrato escrito de Mayo, y me alegro, que con él, una explosión de colores, aromas, sonidos y sensaciones se hayan hecho latentes en tu vida. Que esta primavera siga brotando al ritmo de tu corazón. Un abrazo Rafa.

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Gracias Susana por seguir visitando este rincón que cobra sentido precisamente con eso, con vuestras visitas. Espero que esta primavera y todo lo que venga después brote igualmente para ti. Otro abrazo para ti.

garcescu dijo...

Oh, mayo! Oh rojo y aventurado! Esparce tu semilla cual verso de amor en los plácidos labios de quien te espera. Oh, el bermellón de tu manto abrigando el cielo a tu paso en estas noches de ausencias... Granate de cerezas, que desnudas la impaciencia ante la noche y besas.
Oh sangre y herida! Renueva el paisaje en los ojos y viste las cóncavas desiertas así como pueblas las copas de los árboles de licores y exquisitos aromas. Haz de mí primavera!

RAFAEL MÉRIDA dijo...

Querida Garcescu. Muchas gracias por tu visita y por tus palabras, que más que un comentario es toda una poesía. No sé cómo has llegado hasta este rincón pero lo agradezco.
Un saludo.

garcescu dijo...

Gracias, Rafa. A ti llegué a través de Erato. Vengo para quedarme a leerte y vibrar con lo que dices, poeta.